Porque Duelen Los Frenillos Bucales

Seguramente te has preguntado porque duelen los frenillos bucales o también llamados brackets cuando recién te los colocan. Los brackets que se colocan en la dentadura están hechos para realinearlos, ampliar el paladar e inclusive arreglar desperfectos en la mordedura. A pesar de que, obviamente, con los brackets se obtienen resultados magníficos en el apartado estético y en la salud después de un tiempo prudente, también está la posibilidad de que generen un malestar general mientras hacen la labor de mejorar la dentadura del paciente.

Muchas veces la irritación que generan los instrumentos de metal en la ortopedia lastima la boca y generan aftas o úlceras por el roce en los tejidos de las encías o en las mejillas. Normalmente, los especialistas entregan a sus pacientes una especie de cera para los dientes y así puedan aplicarlo sobre los brackets, así consiguen evitar que los lastime.

Hay otros inconvenientes que derivan del trabajo que hacen los aparatos en la dentadura. Por ejemplo, mientras estos van colocándose en la alineación correcta, éstos se van apretando para poder seguir el trabajo de seguir moviéndolos a los lugares ideales.

Porque Duelen Los Frenillos Bucales

Porque Duelen Los Frenillos

Cuando esto pasa, puede que queden agujeros en las encías si hay la debida cantidad de calcio para que el diente naciente se forme correctamente dónde estaba el anterior. Hay situaciones en dónde algunas piezas de la dentadura pueden aflojarse y permanecer así hasta por un año o tiempo después de que se retiren los brackets.

Existen muchas formas de combatir al dolor que genera la ortodoncia, a pesar de que, generalmente, el malestar se irá solo después de un tiempo. Lo más esencial es darle uso a la cera para dientes que el doctor le entregará para aplicarlo en el metal de los aparatos, así previene que su boca se irrite en las zonas donde roza, así conseguirá que las aftas se curen con más facilidad y que no se generen más.

Otros analgésicos comunes como el ibuprofeno ayudan, aunque normalmente solo ayudarán al principio. Hay otros que se pueden adquirir por receta, estos también dormirán su dentadura completa o en las zonas donde se coloca. Por ejemplo, la aplicación de crema dental especial para la sensibilidad dental, sin embargo, estos tienen algunos  componentes que podrían generar un aumento de bacterias cuando se seca la boca. Ello generará problemas en las encías u otras zonas afectadas de la boca.

Lo ideal para tratar los dolores de las ortodoncias o para tener la confianza de que la boca y las zonas afectadas sanen de manera correcta es la implementación de un tratamiento natural. Un suplemento que nos puede ayudar a calmar el dolor gracias a la sensación de frescura que genera y además posee efectos antibacteriales es el aceite de menta o hierbabuena.

Adicionalmente, ésta ayuda a la activación de las glándulas que generan la saliva, lo que es importante al momento de tener una ortodoncia ya que ésta tiene grandes niveles de oxígeno, el encargado natural de luchar con las bacterias. Es necesaria la combinación del método natural con los que mostramos a continuación para que su malestar sea mínimo durante el proceso de los brackets.

Tratamiento Para El Dolor De Frenillos

Cada persona tiene la decisión en sus manos si colocarse o no ortodoncia. Es una decisión importante y al final del proceso, los resultados estéticos y saludables serán fantásticos. A pesar de ello, los brackets producirán incomodidad y dolor, en especial, después de que el odontólogo haya apretado las ligas.

Es necesario que el paciente haga visitas seguidas al especialistas, estas son normalmente de manera mensual, incluso se le pueden sumar dos semanas más si la evolución es favorable. De esta manera su odontólogo puede llevar un control del avance y aplicar los ajustes necesarios en los aparatos. De esa forma se asegura de que la alineación dental siga su curso correcto.

En estas visitas puede que los arcos de alambres desde la base hasta el soporte de los aparatos sean doblados o reemplazados. Las ligas que sostienen el soporte también pueden ser sustituidas, incluso por motivos estéticos (cambiar de color, por ejemplo).

La tensión adicional que se genera sobre la dentadura y el tejido de las encías es la culpable de las heridas que se producen, así que es normal que luego de una visita al odontólogo, los brackets generen molestias (si se había acostumbrado a la sensación) o estas aumenten, incluso algo de sangrado. Todos los pacientes pueden sentir los efectos de manera distintas; a uno podrá afectarlos por mucho tiempo y de forma aguda y a otros podrá lastimarlo levemente al principio y luego no sentir nada.

El dolor que genera la ortodoncia a pesar de ser bastante molesto, es desgraciadamente normal, aun así hay múltiples formas, fáciles y naturales de combatir con él.

Formas de Reducir El Dolor De Los Brackets

Usar cubos de hielo

El frío que genera el hielo dormirá los tejidos a los que se mantenga expuestos, reduciendo la sensibilidad. Si se usa en la boca con compresas tendrá el mismo efecto adormecedor. Es una forma fácil y sencilla de combatir las molestias y la inflamación generadas cuando los brackets son ajustados.

Ingerir comidas y bebidas frías

Otorgan un efecto similar al de las compresas de hielo. Los helados, además de ser un bocadillo delicioso en cualquier momento, en esta ocasión podrán dar un efecto analgésico por su temperatura, además de que podría reducir la hinchazón.

Enjuagarse la boca con agua con sal

Esta tiene un efecto antiséptico que combatirá las bacterias que podrían afectar las heridas generadas por el metal de la ortodoncia. Enjugarse antes de dormir con una solución salina es recomendable, además que aliviará levemente el dolor.

Esta ayudará a prevenir que las mejillas o encías se irriten de más con las ligas o los alambres de la ortodoncia. El odontólogo puede entregarla o puede recetarla.

Una buena dieta

Los dientes y la zona dental en general poseen una mayor sensibilidad cuando se usa ortodoncia, así que la ingesta de ciertos alimentos podría lastimar. Por sentido común, si una comida lo lastima, es mejor dejar de comerla, esto puede incluir cosas duras y demasiado crujientes, así que durante un tiempo la persona deberá privarse de ciertos antojos.

Lo mejor que se puede hacer el consumir alimentos suaves, blandos y líquidos. Una buena sopa será el alimento predilecto. Una vez la persona se acostumbre, se pueden volver a consumir alimentos más sólidos.

Usar analgésicos

Si el dolor no disminuye de forma natural o métodos naturales, se tendrá que recurrir a la ingesta de analgésicos que puede encontrar en cualquier farmacia. Ibuprofeno o acetaminofén son ideales, ya que se encargan de los dolores corporales en general y deducen la hinchazón. Sin embargo, antes de auto medicarse, no está de más consultar a su especialista y seguir sus recomendaciones.

Existen otros calmantes que se aplican directamente a la zona, por ejemplo, el Orajel, el que tiene una presentación en gel y se puede colocar una pequeña cantidad donde hay dolor con ayuda de hisopos. Éste medicamente lo que hace es terminar con la sensibilidad de la zona, así podrá calmar específicamente dónde le duele por el movimiento dental, en especial durante las noches, a la hora de dormir.

Proceso de adaptación

Siempre se debe tener presente que, por mucho que duela y molesten los brackets, será pasajero. Mientras los dientes vayan acomodándose, la tensión de cada ajuste será cada vez menor y su dentadura se acostumbrará. Aunque sea desagradable, esas molestias son normales por el mismo trabajo que hace la ortodoncia hasta que el resultado sea el esperado.

Este dolor puede ser constante, ocasional, leve, fuerte, por unos pocos días o por meses. Cada paciente es distinto, pero lo que si es cierto es que el dolor desaparecerá con el tiempo y los resultados obtenidos habrán valido cada segundo.

En los más jóvenes, es necesario que los padres alienten a sus hijos a seguir con una higiene bucal óptima a pesar de los dolores y el malestar ya que es extremadamente importante que la boca se mantenga limpia durante el uso de brackets.

La Ortodoncia Es La Forma Más Eficiente De Corregir El Aspecto

Los brackets son una de las maneras más efectivas para mejorar la apariencia y funcionalidad de los dientes como tal. A pesar de que su uso puede ser molesto e incómodo puede ser llevadero. Siempre es recomendable hablar con su odontólogo, comentarle hasta el más mínimo detalle de lo que siente en su boca, si son jóvenes, alentarlos a conversar, ya que es normal que, a pesar de las molestias, estos se guarden algunos síntomas que sientan que no son gran cosa.

Aun así, los consejos que se han explicado anteriormente los ayudarán a tener una sonrisa más espléndida y, más importante, saludable.

Saber Más...

error: Content is protected !!